2 sept. 2013

Bohr-Omu-Garren (Star Wars D6)

Recuerdo a Bohr-Omu-Garren como un gran tipo, un héroe más bien. Vivía en la Ciudadela de los Forasteros, en uno de los barrios con mayor criminalidad, según los índices. No le importaba mezclarse con apestosos rodianos "apretagatillos" ni con usureros o convictos twi'leks procedentes de los más remotos sistemas en desuso... Al contrario, su trabajo era precisamente ese: conseguir información, adquirir buenos productos y, bueno, ganarse así la vida.
 
Unos veinticinco años antes de la gran Batalla (Yavin) El consejo de ancianos Cereanos había inyectado en las diferentes ciudadelas de los Forasteros a algunos cereanos y les había otorgado algunos contactos y recursos para conseguir información acerca de las intenciones de la República y la Confederación Separatista, pues aterrizaban muchos representantes de ambos bandos en nuestro planeta para conseguir el favor de Cerea para sus propias intenciones; Bohr-Omu era uno de ellos. Contaba tan sólo con veinte años cuando aceptó tal encargo. Ante la falta de negación de sus padres (era huérfano y no tenía hermanos), entró a trabajar en uno de los hangares de reparación de naves de una de las ciudadelas.

Durante tres años estuvo vigilando y cosechando información en los hangares, tugurios y los mercadillos de piezas hidromecánicas. Un año antes de que estallase el conflico entre las dos "superfuerzas" galácticas, tuvo lugar un hecho de tensión, que sin duda fue uno de los precedentes de dicho litigio hostil.

Mientras apretaba las últimas tuercas de las turbopalancas de una pequeña nave, hubo una explosión delante de nuestro hangar: otra nave comenzó a incendiarse y enseguida ví corriendo a un tipo, un cereano, hacia dentro de nuestro hangar. Le conocía, se llamaba Kel-Mari, y era otro de los espías secretos del consejo en la ciudadela. Su tapadera era la de probador de termocombustibles creados con plantas naturales de Cerea, el cual se solía mostrar, vender e importar a los representantes de negocios forasteros.

En el hangar se produjo entonces un tiroteo: Kel-Mari sacó un blaster y comenzó a disparar contra las fuerzas de seguridad cereanas, su propio pueblo, el mio propio. Me vio, me tomó como rehén y nos escondimos en una escotilla de doble fondo de la misma nave que yo reparaba instantes antes. Cuando despegamos en modo automático, salimos instantáneamente de Cerea, consiguiendo zafarnos de las líneas de seguridad de nuestros cielos. Kel-Mari, una vez arriba y con el bláster en posición "seguridad", me contó que en realidad era un agente infiltrado de la República, captado tiempo antes para "intervenir" contra las naves separatistas que llegaban a las ciudadelas forasteras de Cerea... ¡era un terrorista!

"Incluso la República utiliza sucios métodos para conseguir sus propósitos" me dijo antes de finalizar.

Tras viajar durante unos días a través del inmenso corredor Corelliano (obviamente yo era su rehén, y no sabía si acabaría mis días en aquella nave con un disparo de bláster en la cabeza...), llegamos a parar a Rodia. Allí tenía su guarida, una especie de célula-vivienda. Pasaron los días y nos enteramos que las autoridades Cereanas consiguieron identificar a través de droides cámara de seguridad cómo un cereano colocó un artefacto explosivo en una nave de comercio separatita y cómo otro cereano, justo después, se introducían en una nave para escapar de la consecuencias: dos sujetos llamados Kel-Mari y Bohr-Omu, trabajadores de la Ciudadela Forastera nº 3 de Cerea. Por supuesto, la República rechazó este acto de violencia, al igual que el propio planeta Cerea, quien ordenó la búsqueda y captura de los dos individuos para enjuiciarlos lo antes posible.

Kel-Mari no volvió a tener noticia de la República, pues una comunicación entre éstos podría delatar a ésta última en el atentado. Por ello, y habiendo vivido unos meses en Rodia y sin poder regresar a su planeta natal, Kel-Mari y Bohr-Omu se dedicaron juntos a la piratería. Ambos habían tenido tratos con contrabandistasa, cazarrecompensas y demás "calaña" extranjera en las Fortalezas Cereanas, y sabían tan bien montar un bláster como dispararlo. Volver a cualquier planeta para establecerse era un peligro, y aún más con dicha órden tras sus cabezas. Los "cuatro cerebros" dictaminaron que lo más útil para la supervivencia era, a pesar de no ser del todo un acto pacífico, ganarse la vida... a costa de otros. Durante un tiempo comenzaron a asaltar pequeñas naves de comercio y cargueros menores con la misma nave que escaparon de Cerea.

Actualmente, Bohr-Omu trabaja sólo. En uno de los lances espaciales, Kel-Mari fue apresado por los asaltados en un pillaje, llevándoselo quizá para juzgarlo o regocijarse con su sangre. No sabe si está vivo o muerto.

Altura: 2.0 metros.
Color de piel: Amarillo pálido.
Color de pelo: Rojo
Mundo de origen: Cerea, en el Borde Medio.
Edad en años: 28
Atributos totales:
  • DES  4D
  • CON  4D
  • MEC  3D+1
  • PER 2D
  • FOR 3D+1
  • TEC 2D+2
Rasgos especiales:
  • Reflejos: +1D para determinar la iniciativa en combate.

Habilidades específicas:
  • De DES:
    • Bláster: +1D
    • Artillería de Blaster: +2D
  • De CON:
    • Intimidación: +1D
    • Manejar Repulsores: +1D
    • Escudos Navales: +2D

Equipo:
  • Ropas ostentosas
  • Anillos llamativos, colgante cereano, baratijas varias
  • Comunicador
  • Traje de vacío
  • 2000 Créditos estándar
  • Pistola bláster (Daño 4D)

No hay comentarios:

Publicar un comentario