9 abr. 2012

Fadrique (Aquelarre)

Casi alcanzando los treinta, hijo mio, si es que el Altísimo te concede ese privilegio, amen del estado de los huesos, tu dicha emergerá como una ave en llamas, sin apenas colear, fuerte y preponderante para vos, ya lo verás...

Ciertamente me temía lo peor, ya que, conociendo su carrera, algo no del todo bueno se cernía desde ese momento sobre su cabeza, hasta que cumpliera tal edad. El padre de Fadrique, don Francisco, había trabajado toda su vida como copista de escritos en la ciudad (a veces de esos que hacen contratos entre dos comerciantes o simplemente reproducciones de arrendamientos de mulas o viviendas), también traductor de lenguas a tiempo parcial e incluso como funcionario local en las instancias alguaciles, pues sus dotes de lectura y escritura eran muy buenas. Antes de los doce años, Fadrique, por ende, sabía leer mínimamente.

No obstante, el joven Fadrique contaba con catorce años cuando pasó a trabajar a instancias de un noble en las cercanías de Tarragona, don Petronilo de Ulloa, como porquero. Lo hizo por propia voluntad. ¿Porqué trabajaría en un oficio de tales características asistiendo su padre a las oficinas tarraconenses que tan bien pagaban? Lo cierto es que el muchacho quería labrarse su propio futuro... ¿y qué futuro era ese sino como campesino trabajador de sol a sol? La verdad y lo cierto es que el muchacho había siempre renegado de las prácticas de su padre, no en su trabajo, sino sus prácticas ocultas...

Su padre no era sino brujo, y desde temprana edad instaba al joven Fadrique con las enseñanzas de fórmulas y pócimas, cuentos oscuros y leyendas no muy esperanzadoras. Quería que el muchacho le ayudase y siguiese su camino irracional. El joven jamás negó a don Francisco, e incluso leyó algunos tomos de la biblioteca oculta del mismo (el "Ave Satani" era casi un libro de cabecera del chico), pero en su interior no compartía las prácticas heréticas que éste le ofrecía: por contra, Fadrique solía ser buen cristiano en toda su extensión.

Como ya decimos, la razón misma de entrar a trabajar con el noble de Ulloa fue a raíz de la repentina muerte de su madre. Teniendo el catorce años marchose a las aldeas de alrededor hasta que el feudatario vio cierto potencial en Fadrique, al menos para cuidar sus piaras y otros ganado. A su padre no le importó, y aunque realmente quería con todo su corazón al muchacho, lo que más anhelaba en esta vida era conocer y conocer, practicar heréticos actos y probar con eso que los entendidos en materia tenebrosa dicen llamar "magia"... Es por eso que Fadrique achacaba a estas prácticas la muerte prematura de su madre: "había sido cosa de esa brujería", "Dios había castigado a nuestra familia por los actos de mi padre" -pensaba el chico.

Ahora bien, desde la edad de catorce hasta la edad de veinte años, Fadrique se instaló con una familia en el feudo y aprendió todo tipo de oficios y tareas: cazar con arcos, desplumar ovejas, espigar los campos o tomar los corchos de los árboles de los terrenos de Ulloa. Pero era un chico, que había llamado la atención a don Petronilo, y más aún por saber leer y escribir (o al menos poner su nombre). Pese a que pocas veces mantenía buenas relaciones con sus vasallos, el de Ulloa comenzó un día a hacerle partícipe del entrenamiento militar (luchas de espadas básicamente) del hijo de éste. Una vez a la semana hacían contiendas y Fadrique no servía sino como pelele al que todas las estocadas habría de recibir del primogénito del feudo. Nada más lejos de la realidad, Fadrique no se amedrentaba... ¡más bien parecía estar hecho para ello! En muchos de los entrenamientos, búsquedas a caballo o certámenes de arcos el joven salía bienparado. Fue entonces cuando don Petronilo denegó la estancia con el ganado o la tierra para Fadrique y comenzó a moldearlo como a uno de sus soldados personales.

Con el tiempo y hasta la edad de veinticinco, el joven, hecho ya un hombre, manejaba todo tipo de armas, y se convirtió en un ser robusto, coherente e inteligente. Sin duda alguna había adquirido amistad con don Petronilo y su hijo, y había pasado a formar parte de la guarda personal del feudatario. Sin embargo, el de Ulloa era un honorable hombre de Dios y ser pacífico, y pocas veces (casi ninguna) hubo altercados en que hubiera que poner en práctica dentro de sus tierras las enseñanzas guerreras adquiridas.

Un año después, Fadrique se casó con el segundo hijo de su Señor mediante consentimiento previo, su ahora bella esposa, y pronto tuvo un hijo. Don Petronilo le concedió una extensión de terreno importante para trabajarla para él y su familia, sin degradar su rango de soldado. Desde entonces hasta la actualidad, en la que Fadrique cuenta con veintinueve años, su vida y sus aventuras no han ido más allá del reino, salvo en pocas ocasiones al viajar a Castilla o Portugal.

Sin embargo, recientemente hubo un episodio el cual Fadrique quisiera borrar de su vida y olvidar para siempre. Don Petronilo, que ahora tenía una avanzada edad, le gustaba ir por los bosques de sus dominios a cazar jabalíes y otras bestias como últimos caprichos, acompañado también de aves de cetrería para la caza menor. Lo cierto es que un día salió solo al amanecer, y Fadrique, al verle, se preguntó dónde iba tan temprano y poco provisto.

Tras armarse y seguirlo como buen protector de su amo, lo vió internarse al bosque, perdiéndose en él. Durante una hora lo llamó y rastreó el terreno, pero no le encontró. Fue en éstas que vislumbró a su señor tendido sobre una raíz de árbol enorme: un jabalí le había herido en el vientre casi de muerte. Las hendiduras sangrantes eran evidentes. Entonces don Petronilo comprendió que el final de su vida era inminente: agarró por las ropas a Fadrique y le susurró algo al oído.

-Tu heredarás el feudo. Mi hijo no comprende la plenitud nobiliaria; sin embargo tu te la has ganado. Muchacho... siempre has tenido algo especial, una esencia guerrera y firme, la misma que necesito para conservar la paz y mantener la prudencia en estas tierras de Ulloa, como siempre ha sido. Mis escribas ya conocen este precepto, ellos guardan mi legado... mi legado que ahora es tuyo... y mis tierras, y mi oro...

El funeral, recientemente acaecido con las misas pertinentes, tuvo diversos honores para la figura de don Petronilo. Aún no se ha designado la herencia, ni se han abierto las últimas voluntades del malogrado para con su hijo. ¿Qué pensara éste cuando descubra que Fadrique, casado con su hermana y ojo derecho de su Padre, es el heredero de las tierras de Ulloa? Fadrique teme un embrollo y que a partir de aquí surjan desavenencias y disputas, puede que de sangre.

Ahora Fadrique recordaba las palabras de su padre, el "brujo" Francisco: ...a la edad de veintinueve... (eso era ahora), ...tu dicha emergerá como un ave... (eso sería en breves)...

¿Había tenido su padre una clarividencia o había sido el Altísimo y Poderoso quien le había brindado esas riquezas por su buena vida?


Reino: Corona de Aragón.
Pueblo: Aragonés
Posición social: Campesino, Vasallo
Profesión: (guerrero por defecto): 87, lo más cercano es "Soldado"
Profesión paterna: Brujo.
Situación familiar: Mujer y un hijo.

Características primarias:
    Fuerza(FUE): 15 +5
    Agilidad(AGI): 20
    Habilidad(HAB): 20
    Resistencia(RES): 15
    Percepción(PER): 20
    Comunicación(COM): 5
    Cultura(CUL): 5

Características secundarias:
    Suerte: 30
    Templanza: 50
    RAC/IRR: 75/25
    Aspecto: 20 (atractivo)
    Peso y altura: 1, 80. 150 libras aprox. -60 libras por rasgo de carácter: 90 libras.
    Edad: 29

Competencias:
Pri: Cabalgar (AGI) x 3: 60%
Pri: Arma a elegir: ESPADAS (HAB) x 3: 60% +30: 90%
Pri: Ballesta (PER) x 3: 60%
Pri: Escudo (HAB) x 3: 60%
Sanar (HAB): 20% +20: 40%
Esquivar (AGI):20% +30: 50%
Otear (PER): 20% +20: 40%

Competencias paternas:
Conoc. Vegetal (CUL): 25%
Ingresos y gastos: 10+1 por cada hijo.
Eventos:
Riquezas: El pj aunmenta de la noche a la mañana sus posesiones, ya sea por herencia, por un estupendo bitín, el encuentro casual de un tesoro, etc. Lo importante es que el pj suma 1d10x500 maravedies a su capital.

Rasgos de Carácter:
  • Está muy delgado, mas de lo normal, lo que era visto en la edad media como sintoma de enfermedad, y muchos pueden rehuirlo por eso: Pierde 60 Libras.
  • El personaje es extraordinariamente robusto(fibroso): +5 en fuerza.
  • Tiene unos dedos ligeros, para hacer prestidigitación...o birlar una bolsa sin que se percate su dueño: +25% en Escamotear.
  • El personaje es un poco corto de vista:-25% en descubrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario